Se sabe que el alcohol produce cambios rápidos en las  células inmunes del cerebro lo que repercute en algunos  de los efectos más reconocibles de las bebidas alcohólicas,  como la dificultad que puede tener el sujeto para hablar y  caminar, ya que afecta a los músculos encargados de estas  funciones.

Leer más...